No fue un jueves más en el Concejo casildense. En la sesión, familiares Agustina Rodríguez se hicieron presentes para exigirle reacción a Hugo Racca ante el grave estado de salud de la joven que cayó del segundo piso de un hotel céntrico

Por orden del presidente Mauricio Plancich, se llevó a cabo un cuarto intermedio en donde los familiares leyeron el último parte médico emitido por los doctores del sanatorio Los Alerces de la ciudad de Rosario. En él consta que la paciente "actualmente en sala general, no respondiendo a órdenes simples, hemodinámicamente estable, con excitación psicomotriz, traqueostomizada con regular manejo de secreciones respiratorias y nutrición enteral por SNG".

Acto seguido, Marina Rodríguez, una de las hermanas mayores de Agustina tomó la palabra para dirigirse al concejal Racca y pedirle un mayor compromiso ante la delicada situación de su pareja. Cruzaron algunas palabras en un clima de tensión aunque la postura del edil fue la de evitar el diálogo. 

 
Tras varios minutos de intensos reproches hacia a el concejal, los familiares se retiraron del Recinto para que le sesión tenga continuidad. No duró mucho más. Luego de respirar un aire tan denso, Racca hizo uso de la palabra para pedir por una reivindicación al intendente de San Jorge por mantener en pie una fábrica de bolitas. Ante tal demanda, el concejal Andrés Golosetti pidió dar por terminada la sesión. El resto de sus colegas asintió y Racca abandonó el lugar raudamente ante los irónicos aplausos del público que permanecía fuera de la sala.