Desde las once de la mañana de este miércoles alrededor de unos cincuenta vehículos entre los que se destacaban los taxis de tulipas amarillas, se reunieron frente a la empresa Radiollamada Ovidio Lagos para darle paso a una nueva movilización en pos de pedir justicia por la muerte del chofer Horacio Castelli.

La vuelta que fue pacífica pero con bocinazos y pegatina de carteles que anuncian :"Justicia por Horacio" duró poco más de cincuenta minutos y recorrió en dos oportunidades, puntos claves del centro de la ciudad. La sede del Ministerio Público de la Acusación como así también el Palacio Municipal fueron los sitios recorridos por esta enorme caravana.

El día martes, en diálogo con Radio Casilda, Mauro Castelli, hijo de Horacio expresó la necesidad intrínseca de continuar con el pedido de justicia y para que este se haga oír. "A mi viejo no nos lo devuelve nadie", expresó. Y luego agregó: "Mi viejo no encontró la muerte sino un asesino al volante".

Por su parte, Clara Rosales, empleada de la firma de taxis en la que trabajaba el fallecido Castelli y referente de las últimas marcha, ponderó: "Nosotros pedimos justicia, queremos que se investigue y que no quede en libertad -el acusado-, que sea condenado y que vaya a la cárcel. Nadie nos va a devolver la vida de Horacio".