Volvió el tiempo a llover. Y también a granizar. La tormenta que se desató en la tarde del viernes provocó temor en los habitantes de la región. El cielo se tornó amenazante y hubo sectores en los cuales cayeron piedras de tamaños variados. En Alcorta, un rayó provocó que la copa de un pino se prendiera fuego.

El calor intenso que se vivió en buena parte de la jornada eclosionó en un frente de tormenta que mantuvo en alerta a propios y extraños. En la ciudad, cayeron unos 40 milímetros en dos horas y hubo cortes de energía eléctrica.

Sin embargo, el panorama resultó peor en otras localidades. En Fuentes, Pérez, Pujato y Chabás se registró caída de granizo. Muchos usuarios se hicieron eco del fenómeno y dieron cuenta de ello en las redes sociales. Otro hecho que asombró a la región tuvo lugar en Alcorta, donde un rayo provocó que la copa de un pino se prendiera fuego en plena Plaza Belgrano.

Las incesantes precipitaciones que se desarrollaron entre las 19 y las 23, también significaron complicaciones para manejarse por las rutas. La 33 fue cortada en su trayecto desde Pujato hacia Rosario. Y lo mismo ocurrió con el Boulveard 9 de Julio dentro de la ciudad.  

El Arbolito de Navidad fue otra víctima del temporal. En este caso se cayó una de las bolas con espejos que iluminaban su interior.

La bola de espejo partida al pie del Arbolito.
La bola de espejo partida al pie del Arbolito.