El gobernador Miguel Lifschitz retomó sus funciones este lunes y apoyó el aumento de la tarifa del agua debido a que estaba anunciado de hace meses pero restaba la aprobación final. Bajo el mismo tinte se expresaron los funcionarios del sector quienes justificaron la suba y reclamaron una medición más justa.

"No podemos seguir cobrando el agua por consumo presunto, tenemos que cobrar el agua por la cantidad que se consume realmente. Es una cuestión de justicia y de cuidado del recurso", dijo Oscar Urruty, el director del Ente Regulador de Servicios Sanitarios de la Provincia de Santa Fe.

Desde el organismo pretenden plantear un avance en la discusión legislativa de los proyectos que generen equidad, según lo declaró el titular del ENRESS, quien considera que la "micromedición" es el sistema más acorde para que cada uno pague lo que consume.

Lo concreto es que hasta el momento, el gobierno provincial firmó un aumento del 20% desdoblado y acumulativo en la tarifa de Aguas Santafesinas. La empresa incrementará un 10% que vencerá a fin de junio y más tarde, en el quinto bimestre del año, habrá un alza del 10% restante.