El martes en la sala de exposiciones del Teatro Dante se llevó adelante una conferencia convocada por los familiares y allegados a Osvaldo Acuña. El casildense que necesita viajar a China para contrarrestar los efectos del Síndrome de Marfan, estuvo acompañado por otras personas que sufren males similares, y también por una joven de Las Rosas que probó el tratamiento y hoy vive una vida normal.

Gianella tiene 17 años y padeció problemas de visión desde temprana edad. Pese a que los primeros especialistas que la observaron le diagnosticaron una miopía común, el paso del tiempo hizo que se trasladar a Buenos Aires. Allí se enteró que el asunto era más grave e incluso llegar a perder el campo visual de su ojo izquierdo por completo.

Preocupado por su salud, su padre supo de un tratamiento en China para mejorar su calidad de vida y en 2012 viajó por primera vez. En ese país se sometió a una intervención con células madres, que duró cerca de un mes. "Eso me ayudó mucho, me cambió la vida. Hoy en día puedo hacer una vida completamente normal", manifestó Gianella.

El mal que afectó a la joven se denomina Síndrome de Stickler, y al ser hereditario, también lo está padeciendo su hermana Berenice, de apenas 13 años. Al igual que Osvaldo Acuña, la familia está recaudando dinero para costear los 30 mil dólares a los que equivale el tratamiento. El próximo mes de septiembre deberían realizar el viaje.

El tratamiento

Por lo que pudo detallar Gianella, en los micrófonos de Radio Casilda, la intervención médica que se realiza en Beijing, la capital de China, consiste en inyecciones de células madres que se aplican sobre la médula. No conlleva dolor alguno y la rehabilitación se realiza en el día en la misma clínica.

En total, se aplican seis implantes y luego se hacen controles en Buenos Aires, para seguir la evolución. La joven de Las Rosas aseguró que antes de viajar a Oriente no veía a más de dos metros, y hoy su campo visual es normal con un aumento medio.