Según la ordenanza de protección de arbolado, ningún particular tiene la potestad de remover un objeto que pertenece al patrimonio público. La autoridad y el órgano de control es el Ejecutivo Municipal. Ante cualquier inconveniente suscitado por algún ejemplar, se debe rellenar una solicitud de inspección que será correspondientemente evaluada.

Los interesados en quitar cualquier tipo que árbol que se encuentre fuera de sus domicilios, deben acercarse hasta la mesa de entrada, en la cual se hace lugar al pedido. Para realizar el trabajo, el municipio posee un equipo capacitado para evaluar cada situación y elaborar un dictamen en caso de considerarse necesario.

De toda maneras, el asesor forestal de Casilda, Horacio Di Fulvio, advirtió que debe tener cuidado a la hora de retirar un ejemplar. La mayor cantidad de quejas que tiene la ciudadanía se refieren a las raíces que levantan el cemento en las veredas. “Es un tema complejo,  no se pueden corta raíces por cualquier cosa. Ya que si no se hace adecuadamente, genera peligros a futuro”, sostuvo.

Todo corte que se haga sobre esa parte, es una vía de enfermedades y trae como consecuencia la perdida de la estabilidad y su consecuente podredumbre.