La crisis financiera del país comienza a profundizarse en la región. La recesión fabril se deja ver en las pequeñas y medianas empresas. Tal es el caso de D.M.S, taller metalúrgico ubicado en el kilómetro 746 de la Ruta 33 que dejó de producir en la última semana ya que los obreros decidieron parar por falta de pago e incumplimiento en las condiciones mínimas para llevar a cabo sus labores.

Además de la deuda de noviembre, el viernes termina la quincena y no hay esbozos de solución para el conflicto. A los diez empleados, los responsables de la firma ni siquiera le prometieron adelantos ni les acercaron una propuesta de pago en cuotas. Lo único que les comunicaron es que dependen del cobro de un trabajo que hicieron para una empresa de Rosario  La medida de fuerza la tomaron por tiempo indeterminado, hasta encontrar un camino de mejores augurios. 

La deuda económica se pliega al incumplimiento en la entrega de ropa y elementos de seguridad para ejercer los trabajos. Los haberes del mes pasado se acumularon a los 2.000 pesos acordados en paritarias por la Unión Obrera Metalúrgica y al próximo aguinaldo que deberían cobrar el 18 de diciembre.

"No es la primera vez que sucede. Estos compañeros padecen precarización laboral, trabajan por un salario mínimo y esta situación es desesperante para ellos. Algunos salieron a hacer changas para llevar la comida a su casa", describió en Radio Casilda Juan Storlini, el delegado de U.O.M en la ciudad.